jueves, 18 de diciembre de 2014

POR LA VENA. ÁNGEL ÁLVAREZ CABALLERO (EL ÁNGEL)



Estos dos de aquí abajo no son otra cosa que unos simples poemas. Y por eso, por la simplicidad uno no tiene bastante y busca más. Quizás mi tocayo también tuvo ese problema: buscar más.



POR LA VENA (I)

De chinorri creía que me iba a comer el mundo cuando creciera

Mis viejos me llevaron a colegios caros, me educaron de forma intachable
y crearon un entorno lo suficientemente feliz a mi alrededor

Tuve compañeritas guapas y encantadoras y compañeros sanos y bien
alimentados

Tuve árboles de navidad cargados de regalos

Tuve buenos amigos con los que jugaba en las frías tardes de invierno

Tuve inolvidables veranos bajo la cegadora luz del Mediterráneo

Tuve pasiones, tuve ideales y tuve ejemplos a seguir

Viví, viajé, conocí mundo, conocí gente y aprendí de todos ellos

Tuve buenos trabajos

Tuve dinero y lo gasté a manos llenas

Logré hacer realidad alguno de mis más preciados sueños

Cantar en una buena banda de rock’n’roll

Tener una mujer a quien adorar, con quien compartir casi todo
y un lugar donde refugiarnos

Tuve presente y futuro

Tuve libertad

Tuve inteligencia

Tuve sensibilidad

Tuve arrogancia

Tuve creatividad

Tuve locura

Tuve amor

Tuve todo lo que la mayoría de la gente desea tener

Tuve todo y lo perdí todo…


…Por la vena


Que le den por culo





POR LA VENA II

Por la vena dilapidé quince irrepetibles años

El orgullo de ser quien soy

La ambición de ser quien quería llegar a ser

El cariño de mi padre

La confianza de mi madre

El contacto con la realidad

El respeto de aquellos que me importaban

La reconfortante sensación de sentirme útil y necesario para alguien


Por la vena perdí a mis amigos


Que les den por culo






lunes, 15 de diciembre de 2014

CARMEN BELTRÁN FALCES. SER COMO EL PAN


De mi paso por la presentación del nuevo Vinalia Trippers. Duelo al sol me quedo con el reencuentro, la noche, la palabra poética, la música, la lucha por lo que uno cree y la eterna amistad de viejos y nuevos conocidos. Enrique Kb, Baco, Vicente, Barrueco, Mario Crespo, Demian Ortiz, Álex Portero... 
Y aquí abajo un par de poemas de Carmen Beltrán: amiga y poeta y madraza y referente poético de este humilde servidor amputado de tiempo. Están extraídos de Ser como el pan, una edición limitada de veinte ejemplares acompañados de pinturas originales sobre soporte efímero (camisetas) del artista argentino Gabriel Viñals.

estarás a la intemperie
que es lo que queda
lejos del poder
y de los focos
sólo ahí se es libre
y también desgraciado
(no conozco yo aún
premio sin herida)
contigo crecerán
tus cicatrices
ámalas
cuídalas
porque serán
el mapa que te explica
en ellas florecerá la luz
de quien te quiera
------------
por qué hoy la poesía
para qué
para mantener una luz encendida
porque bebés siguen naciendo
cachorros flores
hermosas
dignas
posibilidades
y nadie sabe qué los llama
porque en algún momento todos
extendemos los brazos
necesitamos agarrar
personas calor cosas
algo
y ese algo
bien puede ser un poema

viernes, 12 de diciembre de 2014

VINALIA TRIPPERS. DUELO AL SOL. HOY EN MADRID





martes, 9 de diciembre de 2014

HAMBRE. POR BACO



El  poema de hoy me lo aprendí de memoria, y no con premeditación, nocturnidad y alevosía, sino como (sé que tú y solo tú, lector, te salvas del tedio humano) solemos hacerlo todo: por pura inercia; por el devenir caótico que incita a nuestras cuerdas vocales a decir "vale". Así de grande. Muchas veces te preguntas cómo has llegado hasta un determinado lugar (ahora lidio en mi cocotera con el esquema de imagen de CAMINO, con todo lo que eso conlleva...) y tu cerebro al procesarlo te remite al solo encogimiento de hombros. Al modo de un buen actor principal en una peli de gran tonelaje (quizás tu vida, lector). Algo así.
     El caso es que este poema de aquí abajo salió de la mano de Esteban Gutiérrez, más archiconocido como Baco,y si uno lo desea poseer como fetiche personal puede encontrarlo en el interior de un (¿puedo decir "fantástico" sin que suene a lugar común?) poemario intitulado Ardimiento, del cual no diré nada más porque si uno tiene interés y aporrea un poco el teclado o martillea vehementemente la pantalla táctil y, como por arte de magia bla, bla, bla, pues eso: HAMBRE


HAMBRE

He tardado en darme cuenta
y ahora   sé   porqué
en todos los órdenes de la vida
....los que llegan a la cumbre del poder,
....los que coronan la cima,
no son
....los mejores, ni
....los más sabios, ni
....los más fuertes, ni
....los más honrados.

Ahora sé que
....los que nos dominan son
....los más hambrientos,
....los que lo quieren todo y
no les importa
qué hacer
para conseguirlo,
ahora sé que son
....los más egoístas,
....los que más determinación tienen
para lograr sus objetivos,
....los que jamás ponen en su alma
una pizca de corazón,
....los que falsean sus sonrisas,
....los que mienten con sus palabras,
....los de las miradas feroces
....los egoístas
solitarios
de la cúspide,
....los que olfatean el dinero y el poder
en busca de la próxima presa.

Y ahora sé
que ellos son
....los lobos
y nosotros,
....los conformistas,
....las ovejas,
y que somos su alimento
y que siempre

tendrán

hambre.


miércoles, 26 de noviembre de 2014

martes, 11 de noviembre de 2014

José Ángel Barrueco




Os dejo con uno de los poetas que más admiro, por su ímpetu por su agudeza y por la temeridad con que se desgarra en cada verso: hablo de José Ángel Barrueco.



FINGIR EL SUEÑO

leía mucho por las noches
como ahora, como siempre

al oír el portazo de mi padre 
tras regresar a casa del trabajo,
cerraba el libro, apagaba la luz y fingía el sueño

unos minutos después sentía 
el movimiento de la manija de la puerta
una mano giraba el pomo:
despacio
muy despacio
en silencio casi absoluto

abría un ojo y notaba la luz filtrándose
en el cuarto desde el exterior

en la rendija entre la puerta y la jamba
asomaba su cara como una aparición fantasmagórica

¿estás dormido?

pero yo no contestaba
fingía un sueño profundo
aguantaba la respiración

alguna vez respondí,
y eso supuso varias horas
de monólogo o, lo que era peor,
alguna bronca, algún desahogo 
sobre su trabajo, su madre o la mía
y los disgustos que le daban

en la distancia,
ahora veo que
no hay nada 
tan triste en la noche
como un hijo fingiendo
su sueño para no hablar con su padre.





caminando por Donosti
una mañana desapacible


me pregunto
cómo será morir
de un tiro en la nuca
en una calle vacía
y mojada por la lluvia
de una ciudad del país vasco

me pregunto
cómo será morir
de un tiro en la nuca
en una calle vacía

me pregunto
cómo será morir.




El amor en los sanatorios